Las infecciones de transmisión sexual ocurren cuando un microorganismo (bacterias y virus) se multiplican de forma exagerada en nuestro organismo. Se puede estar infectado, pero aun así no tener ninguna molestia o síntoma de enfermedad. Por eso es tan importante que periódicamente te revises y te hagas la prueba de VIH.

Algunas infecciones de transmisión sexual originadas por virus son: VIH, Herpes Tipo 2 o Genital, Hepatitis tipo B y C, VPH o Virus del Papiloma Humano, Molusco Contagioso.

Algunas infecciones de transmisión sexual originadas por bacterias son: Sífilis, Gonorrea, Clamidia, Mycoplasma, Ureaplasma.

¿Cuál es la diferencia entre VIH y SIDA?

40% de los mexicanos que tienen VIH no saben que son portadores.

El cuerpo tiene unas células llamadas CD4 y su trabajo es combatir los gérmenes y bacterias que nos enferman, cuando una persona es infectada por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) decimos que una persona es VIH positivo.

El VIH ataca a los CD4 bajando tus defensas haciendo que estés más expuesto a enfermedades a las cuales normalmente estamos protegidos.

Cuando el número de CD4 es menor a 200 cc entonces puede decirse que una persona ha desarrollado SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida).

Una persona VIH positivo puede vivir su vida normalmente siempre y cuando esté en tratamiento y se mantenga indetectable. Esto es, que el número de copias en su cuerpo se mantenga por debajo de las 200 copias por mililitro de sangre.

La única manera de saber si se es portador del virus es haciéndote la prueba, detectar el virus a tiempo puede ser la diferencia entre vivir y dejar que tu sistema inmune sea destruido.

¿Somos gais más propensos a contraer el VIH?

Desafortunadamente la respuesta es... sí lo somos. Es más probable que obtengamos el VIH a través de relaciones sexuales sin protección que los heterosexuales. Puede que no sea justo, pero es un hecho.

Tener sexo anal sin protección representa un riesgo mayor que tener sexo vaginal sin protección, ¿cuántas veces más riesgo? Alrededor de dieciocho veces más. Se ha demostrado científicamente que las células dentro de tu ano son muy susceptibles al VIH.

Durante el sexo anal pueden producirse micro fisuras por donde   el virus podría entrar fácilmente y directamente en el torrente sanguíneo.